Donald Trump desata nuevos vientos de guerra en Medio Oriente

El brutal magnicidio del general Soleimani demuestra la intención de EE.UU de desatar un conflicto armado en Medio Oriente para desestabilizar la región tras sus incursiones fallidas del pasado reciente.

El viernes 3 de enero los medios iraquíes han dado a conocer los asesinatos del general Soleimani, comandante de la fuerza de élite Quds (perteneciente a la Guardia Revolucionaria de Irán), y de al Muhandis, subcomandante de las Fuerzas de Movilización Popular, de composición mayoritariamente chií. Los mismos, se habrían producido a manos de drones estadounidenses en un ataque que tuvo lugar en el aeropuerto de Bagdad (capital de Irak) en la madrugada de ese día.

La justificación para el ataque se basó en el supuesto envolvimiento de estas autoridades iraníes en los ataques dela semana anterior propinados por parte de furiosas turbas contra la Embajada de Estados Unidos en Irak. Los mismos, serían solo el precedente de futuros ataques contra otros blancos (nuevamente, supuestos).

Lo cierto es que la fuerza Quds toma una buena cuota de responsabilidad por dos derrotas estratégicas que ha sufrido Estados Unidos en la región: Siria e Irak. En ambas, los objetivos básicos habían sido el derrocamiento de gobiernos no afines y la destrucción de sus regímenes. Asimismo, en los dos casos el apoyo de Irán y sus aliados a los gobiernos de turno (en el iraquí, uno formado dificultosamente sobre el vacío de poder generado después de la concreción de los planes estadounidenses) fue crucial para derrotar a los elementos yihadistas de al-Qaeda e ISIS, que ascendieron en el caso sirio hegemonizando la oposición apoyada por la OTAN y en el iraquí nutriéndose del legado de sectarismo y desestabilización de la invasión de la coalición anti-Saddam.

Así, en ambos países la posición de Irán quedó fortalecida a través de alianzas con dos gobiernos que lograban consolidarse después de turbulentos períodos de conflicto civil. Mientras tanto, los kurdos tanto iraquíes como sirios quedaban como los únicos aliados de Estados Unidos, aunque las posiciones de los primeros se debilitaban como consecuencia de conflictos crecientes con Irak y con Turquía (1), respectivamente.

Por lo tanto, la guerra subsidiaria comenzó a dar lugar a choques directos entre Washington y Teherán. Ejemplos claros son la salida estadounidense del acuerdo nuclear en 2018 y la consecuente reimposición de sanciones a Irán, los incidentes armados en el Golfo Pérsico y en el Golfo de Omán, y el derribo iraní de un dron estadounidense en su territorio.

Sin embargo, en todos los episodios mencionados es difícil encontrar a Irán en una posición hostil. El caso contrario se da con Estados Unidos, cuyas acciones parecen tornarse más aventureras y hostiles a medida que se debilita su posición en la región (mencionamos ya los fracasos estratégicos en Siria e Irak) y a medida que se complica la situación de su presidente, el cual se encuentra afrontando un Impeachment.

 

Magnicidio como invitación a la guerra

Los ataques en Bagdad se ejecutan en una coyuntura marcada por una oleada de protestas e inestabilidad en el país mesopotámico, en la que la influencia iraní probablemente se encuentre en peligro (presentándose así una oportunidad para los EE.UU. de dar un “golpe de gracia”).

Los mismos, se han convertido en auténticos (y brutales) paradigmas de la actitud estadounidense en la región: han violado flagrantemente la soberanía iraquí (como lo ha denunciado oportunamente su primer ministro), han sido una cruel provocación a Irán que ha tomado nada menos que la forma de un magnicidio (haciendo factible una respuesta que podría desembocar en una guerra) y han contribuido a alimentar la ya existente inestabilidad iraquí, la cual puede ser aprovechada por grupos yihadistas para “resurgir” de las cenizas a las cuales los redujo la coalición RSII (siglas que identifican a Rusia, Siria, Irak e Irán y milicias aliadas).

Notas:

(1) Estados Unidos terminó por retirar sus tropas en el norte de Siria, abandonando a los kurdos-sirios a la merced de la invasión liderada por Turquía, para evitar un conflicto con esta última.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s